Saturday, 04 de October de 2008

Enseñar un idioma es un reto, pero enseñárselo a niños pequeños lo es mucho más. En principio, los niños se distraen bastante rápido motivo por el cual, el profesor de la clase de idiomas debe de ser muy paciente y tranquilo para ahuyentar todo indicio de fastidio o abatimiento frente a estos. Veamos a continuación algunas diferencias entre las clases para adultos y las de niños.

Una clase para adultos y una clase para niños
Así, habrá que advertir que los niños más allá de verlo como un estudio, deberán de verlo como una suerte de lugar de dinámicas divertidísimas en donde se empleará una lengua distinta a la que mamá y papá le hablan en casa. Como se prevé, el manejo del salón de clases tendrá que ser nada estructurado y más bien una suerte de lugar donde se desplieguen muchas actividades en el aula, y donde el intercambio de ideas mediante audios y videos sean los más.
En este aspecto, una clase de idiomas, comúnmente, está dividida en una serie de fases como la gramática, la dinámica sobre la gramática (o la práctica de esta) y finalmente la evaluación global de la clase. Por el contrario, este orden no se podrá llevar a cabo en un salón de clase de niños puesto que las estructuras tendrán que ser más dinámicas.

Por tanto, se apelará mucho a la creatividad del profesor o de la profesora y también a su paciencia. Como es bien sabido, los niños tienden a distraerse fácilmente originando desorden entre sus compañeros y por ende, malestar hacia el profesor.

Sobre las dinámicas para los niños
Las dinámicas que se proponen en este aspecto, son más bien las que dependan de un video o de un audio. En el caso de los videos, es bastante productivo que los pequeños vean películas dirigidas para niños pero en inglés, ya que de esta manera su atención será captada de una manera total y además porque pueden asociar imágenes a lo que el ser animado va hablando. En el caso de los audios, es importante que usted establezca un ambiente propicio antes de poner la grabación en cuestión, ya que evidentemente, se corre el riesgo de que el niño pierda atención durante la escucha de este.

Otras dinámicas recurrentes son los clásicos juegos como los de acertijos en donde usted puede hábilmente dirigir las respuestas o preguntas que se harán durante estos. Haga, también, rondas en donde cada niño tenga una frase qué decir y por ende el siguiente niño, tenga alguna frase que contestar con respecto a esa primera. Otra posibilidad es hacer juegos de roles, en donde un niño puede representar a algún personaje famoso y mediante diálogos previamente revisados, estos puedan caracterizarlos fácilmente.

Conclusiones generales
Por tanto, que los niños obtengan todas las herramientas para la ejecución de sus dinámicas, dependerá exclusivamente de usted y de su creatividad. Sea bastante creativo e integre el aprendizaje del idioma a las diversas formas lúdicas que existen para que los niños se diviertan aprendiendo.


Publicado por english1 @ 0:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios