Saturday, 04 de October de 2008

Cuando en las escuelas se enseña la lengua inglesa, es importante que los responsables de esta enseñanza conozcan el nivel de conocimientos que tienen los alumnos. Por ello vemos que todos los estudiantes no reciben las clases en un mismo salón, sino que existe una división de acuerdo a la edad de cada uno de ellos. Y, cuando esto se realiza, se puede trabajar mejor con cada uno de ellos.

Como se sabe, ahora la enseñanza del inglés no sólo se da para aquellos que se encuentran en la universidad o los que están a punto de culminar el colegio, sino, inclusive, para los más pequeños de la casa. Es decir, desde los primeros años de la escuela un estudiante ya puede recibir clases de inglés. Como vemos, la edad no es ningún impedimento si hablamos de la necesidad de aprender este idioma.

Pero, si bien es cierto que es beneficioso que los niños conozcan de la lengua inglesa, esto no se realiza efectivamente cuando la lengua materna aún no se ha desarrollado por completo y de la forma correcta. Es decir, para el aprendizaje de un idioma extranjero es necesario que dominemos al cien por ciento nuestra lengua natal. Será la experiencia más cercana que tengamos y nos podemos guiar de ella en cualquier momento.

Cuando nacemos, no lo hacemos hablando, es una habilidad que se consigue con el paso del tiempo y la práctica constante. A medida que uno va creciendo desarrolla mejor su forma de hablar, su pronunciación y, eso muestra que la lengua materna también necesita de dedicación. Por ello, si hablamos de una lengua extranjera, entonces, la tarea será más complicada, pero no tan difícil como muchos creen.

A una escuela asisten alumnos de diferentes edades, sabemos que los más pequeños recién están aprendiendo a hablar y van conociendo poco a poco sobre su lengua materna. Un conocimiento que involucra tanto la teoría como la práctica. Y, si no han aprendido de la forma correcta esa información básica, entonces, no esperemos resultados efectivos a la hora de enseñarles sobre el inglés.

Esa enseñanza debe adecuarse a lo que hasta momento han aprendido sobre su lengua materna. No debe ser muy exigente, sino que el niño comprenda que a pesar de ser muy pequeño es capaz de obtener nuevos conocimientos. Y, si se puede, involucrar a los padres en ese aprendizaje. Ellos son elementos importantes en el proceso de la enseñanza y, por lo tanto, deben acompañar a sus hijos en todo momento.

En el caso de la educación primaria y secundaria, la situación es diferente. Los alumnos ya conocen perfectamente la forma correcta de pronunciar tal o cual palabra y, de acuerdo a su edad, las clases sobre su lengua materna cada vez son más complicadas. Es por ello que la exigencia en cuanto al aprendizaje de la lengua inglesa cada vez es más exigente, va en busca de objetivos más concretos.

Lo importante es que cualquiera sea la etapa escolar, tanto la enseñanza de la lengua materna como de la inglesa deben ser de primer nivel y que los alumnos aprendan correctamente.


Publicado por english1 @ 0:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios